• 731
    16 Ago 2019

                                                                                        Por Hellman Pardo   Uruguayo de nacimiento, vive en Brasil desde hace más de 35 años, y trabaja regularmente en México. Así es Fressia. Un poeta cosmopolita. Entre su extensa obra poética se destaca El Futuro y Noticias extranjeras. Junto a Rafael Courtoisie, desde ángulos disímiles, es el poeta vivo más importante de su país. "Place des vosges" es uno de sus poemas más recordados.   PLACES DES VOSGES   Futuro era el de antes, el del tiempo de mis quince años. Todas las noches me gasto las suelas de los zapatos caminando hasta la plaza Matriz, y me siento a esperar el futuro. Vení, comprá maníes con chocolate y sentate. Las mujeres que fuman ya me conocen. Yo no, todavía no me conozco. Y tampoco miro a nadie, ni a nada. Como maníes con chocolate. ¿Espera a alguien? Sí, al futuro. Respiro hondo, sentado del lado de la Catedral, de espaldas a la calle Sarandí. Todas las noches, soy asiduo y puntual. Sé que cuando el futuro aparezca, vendrá volando por atrás del Cabildo. Una ráfaga, y yo lo atraparé en mis pulmones y me llevará leve como en un globo, lejos de la plaza. La noche está fresca, llovió de tarde. ¿Y hoy, llegó? No, debe estar atrasado, viene de muy antes. Los maníes con chocolate me pesan como una piedra. Y me miro los zapatos, desamparados.                                                                                         Alfredo Fressia

    Ver
  • 743
    16 Ago 2019

                                                                                       Por Hellman Pardo   Si no fuera por dos testigos, esta historia nadie la creería. Una semana atrás visité la Casa de Poesía Silva para retirar un cheque por un servicio prestado allí. Eran las 3:15 de la tarde, y llovía a cántaros. Sin paraguas, completamente empapado, llegué al banco más cercano. Al llegar mi turno, el cajero se detuvo por un instante, miró el cheque y dijo lo siguiente: — ¿Sabe usted si hace poco cambiaron de director en la Casa Silva? — Tengo entendido que aún continúa Pedro Alejo Gómez como director — le respondí. — En la pantalla aparece María Mercedes Carranza, y no Pedro Alejo Gómez, como dice el sello del cheque — dijo. Pensé, como quizá cualquier persona hubiese hecho, que se trataba de un error del banco, de su pantalla, de su sistema, o algo semejante, pero no. — No debería hacer esto, pero mire — dijo el cajero, mostrándome la pantalla de su monitor. Decía, evidentemente, María Mercedes Carranza. — Lo siento señor, no puedo cambiarle el cheque — repuso. — No puede ser. Ella murió hace 10 años. — Lo siento señor, no puedo cambiarle su cheque — repitió. Seguía lloviendo y más empapado todavía, regresé a la Casa Silva y comenté lo sucedido. — Lo siento Doris, no me cambiaron el cheque — dije. — ¿Por qué? — respondió Doris, la mano derecha de Pedro Alejo. — Aún aparece como Directora de la casa María Mercedez Carranza. — Eso es imposible, y lo sabes. — Es lo que le dije al cajero. Doris me dice que hable con Pedro Alejo directamente, pero se ha ido. Hablo entonces con su secretaria. Allí se encuentra el librero de la Casa Silva y alguien más, que desconozco. Les comento la situación, y no pueden creerlo. En 10 años como Director Pedro Alejo Gómez, es la primera vez que le confunden en el banco con María Mercedes Carranza. El caso es que me entregaron el dinero en efectivo. Agradecí y salí de la casa. Tan pronto asomo el pie en la acera, un extraño frío penetra por mi abdómen. De repente la lluvia desaparece, y es allí donde recuerdo que lo último que estoy escribiendo está basado gran parte en El canto de las moscas, de María Mercedes; que ese libro lo tengo sobre el escritorio, exactamente encima del portátil; que en la maleta que llevo en aquel instante se encuentra su Antología, el libro que le publicara la Universidad Externado, con otros más; que en el monitor de un cajero ya cincuentón, con cara de estar allí sentado hace ya bastantes años, aparece aún como Directora de la Casa de Poesía Silva María Mercedes Carranza. Recuerdo, finalmente, que hace dos años tuve la fortuna de ganar el concurso que lleva el nombre de su padre, Eduardo Carranza. Sí, es posible. Quizá estoy imaginando su presencia cerca de la mía, por lo menos allí, en ese momento efímero. Es por todo lo anterior, y por el inmenso afecto que le he guardado a su poesía desde que llegó a mi vida, que hoy publico en Poema del Viernes uno de sus mejores poemas. Un abrazo donde te encuentres, María Mercedes.   TENGO MIEDO   Miradme : en mí habita el miedo. Tras estos ojos serenos, en este cuerpo que ama: el miedo. El miedo al amanecer porque inevitable el sol saldrá y he de verlo, cuando atardece porque puede no salir mañana. Vigilo los ruidos misteriosos de esta casa que se derrumba, ya los fantasmas, las sombras me cercan y tengo miedo. Procuro dormir con la luz encendida y me hago como puedo a lanzas, corazas, ilusiones. Pero basta quizás solo una mancha en el mantel para que de nuevo se adueñe de mí el espanto. Nada me calma ni sosiega: ni esta palabra inútil, ni esta pasión de amor, ni el espejo donde se ve ya mi rostro muerto.   Oídme bien, lo digo a gritos: tengo miedo.                                                                       María Mercedes Carranza  

    Ver
  • 914
    16 Ago 2019

    La Revista Latinoamericana de Poesía La Raíz Invertida

    Invita a

     

    PUNTOS CARDINALES: ACERCAMIENTO A LA POESÍA ACTUAL EN LATINOAMÉRICA

     

    Este será un encuentro con los poetas Juan Felipe Robledo (Medellín, 1968), Xavier Oquendo Troncoso (Ambato-Ecuador, 1972) y Federico Díaz-Granados (Bogotá, 1974), conversando sobre el devenir, la tradición, los riesgos, los acontecimientos y las estéticas de la reciente poesía en nuestro continente.

    Biblioteca Pública El Tintal Manuel Zapata Olivella (Av. Ciudad de Cali No. 6C-09. Bogotá) Viernes 15 de febrero 5:00 p.m.

    ENTRADA LIBRE

     

    Apoya:

     

    Promoción de Lectura y Escritura Franja Jóvenes y Adultos Red Capital de Bibliotecas Públicas-BibloRed

     

    Los esperamos

    ***

    Xavier Oquendo Troncoso (Ambato, Ecuador, 1972). Periodista y Doctor en Letras y Literatura. Ha publicado 8 libros de poesía. Su obra poética está recogida en Salvados del naufragio (poesía, 1990-2005); En narrativa: Desterrado de palabra (Cuentos, 2000, 2001). Antologías: Ciudad en Verso (Antología de nuevos poetas ecuatorianos, 2002); Antología de Nuevos poetas ecuatorianos (2002). Literatura infantil: El mar se llama Julia (novela, 4 ediciones), Esto fuimos en la felicidad (Quito, 2009). Representante del Ecuador en importantes encuentros poéticos y literarios en España, México (“Primer Encuentro de poetas del mundo latino”, -Oaxaca, 1998-), Colombia, Chile y Perú. Premio Nacional de poesía, en 1993. Es director y editor de EL ANGEL Editor. Parte de su poesía ha sido traducida al italiano, inglés y portugués. Publicó recientemente su libro Solos. Federico Díaz-Granados (Bogotá, 1974) Poeta, periodista, profesor de literatura y gestor cultural. Actualmente es director de la Biblioteca de Los Fundadores del Gimnasio Moderno y de su Agenda Cultural. Ha publicado: Las voces del fuego (1995); La casa del viento (2000); Hospedaje de paso (2003). Han aparecido tres antologías de su poesía: Álbum de los adioses(2006), publicado por La Universidad Externado de Colombia, La última noche del mundo(2007), y Las horas olvidadas (2010). Ha preparado, entre otros trabajos, las antologías de nueva poesía colombiana Oscuro es el canto de la lluvia (1997) e Inventario a contraluz (2001). Preparó para la revista Punto de Partida de la UNAM de México la antología Doce poetas jóvenes de Colombia (1970-1981). Es coautor de El amplio jardín (Antología de poesía joven de Colombia y Uruguay) publicado por la Embajada de Colombia en Montevideo y el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay y La música callada la soledad sonora (Antología de poemas al jazz, 2008). En 2011 apareció la Antología de poesía contemporánea México-Colombia publicada por la embajada de México en Colombia. Y en 2012 aparecieron sus ensayos sobre literatura bajo el título La poesía como talismán. En el año 2009 le fue concedida la Beca “Álvaro Mutis” en México. Juan Felipe Robledo (Medellín, 1968). Estudió la carrera y la maestría de Literatura en la Universidad Javeriana de Bogotá, donde es profesor. Ha publicado antologías de la obra poética de Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, del Romancero español y Rubén Darío, así como prólogos a las obras de autores españoles y colombianos y reseñas y artículos sobre poesía y narrativa. Ganó el premio internacional de poesía Jaime Sabines en 1999, concedido por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Chiapas, en México, con De mañana, publicado en 2000 y reeditado por Planeta en Colombia en 2003. Obtuvo el premio nacional de poesía del Ministerio de Cultura de Colombia en 2001 con La música de las horas, publicado en 2002. En 2010 la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá publicó El don de la renuncia. Han aparecido seis antologías de su poesía: Nos debemos al alba (Golpe de Dados, 2002), Calma después de la tormenta (Colección Viernes de Poesía, Universidad Nacional de Colombia, 2002), Luz en lo alto (Universidad Externado de Colombia, 2006), Dibujando un mapa en la noche (Ediciones Igitur, 2008), Aquí brilla, es extraño, la luz de nuevo (Ediciones San Librario, 2009), Poemas ilustrados (Tragaluz editores, 2010).   Informes: Colectivo Literario La Raíz Invertida laraízinvertida@hotmail.com Teléfono: 7698734 ext 235 - 3790000 ext 2013

    Ver
  • 908
    16 Ago 2019

    La Agenda Cultural del Gimnasio Moderno y la Decanatura Cultural de la Universidad Externado de Colombia invitan a la presentación de libro:  

    PIEL DE NÁUFRAGO

    del poeta ecuatoriano XAVIER OQUENDO TRONCOSO

    Presentación a cargo de JUAN FELIPE ROBLEDO

    Lugar: Teatrino de Don Os del Gimnasio Moderno - Bogotá Fecha: 14 de febrero de 2013 Hora: 6:30 P.M.

     

    ***

    Aquí dos poemas que integran este libro:     RECUENTO DE LOS HECHOS Todos nos fuimos. Atrás se escucha el torpedo de la fiesta, la corona roja de los bares, el aguardiente azul que nos amaba y la marcha desigual de la jarana. Después, la madrugada con olor a miel. Los amigos dormidos, amontonados como un pozo de trinos, como un manzano cargado. Éramos todos, solo el viento era solo. Los demás, los otros nosotros, éramos uno en la soledad del nuevo día. Nos dolíamos juntos y eso era la felicidad.   POSTAL DEL FRÍO La ventana es un montón de sonidos. Hoy los pájaros quieren entrar desde el invierno.  

    ***

      XAVIER OQUENDO TRONCOSO (Ambato-Ecuador, 1972). Periodista y Doctor en Letras y Literatura. Ha publicado: El (An)verso de las esquinas (1996); Después de la caza (1998); Desterrado de palabra (Cuentos, 2000); La Conquista del Agua (2001); El mar se llama Julia (novela infantil, Quito, 2002, 2004, 2006, 2009, 2010, 2011); Salvados del naufragio (poesía, 1990-2005); Esto fuimos en la felicidad (Mención de Honor, Premio Jorge Carrera Andrade, al mejor libro de poesía publicada en el año, Municipio de Quito, 2009); Solos (2011); Alforja de caza (México, 2012). Es el Director del Encuentro Internacional “Poesía en paralelo cero”. El Municipio de su ciudad, en 1999, le concede la condecoración Juan León Mera por toda su obra literaria y de difusión. Parte de su poesía ha sido traducida al italiano, francés y portugués. Es colaborador de la revista Latinoamericana de Poesía La Raíz Invertida.    

    Ver
  • 729
    16 Ago 2019

                                                                                       Por Hellman Pardo No es fácil abordar la poesía de Plath, llena de simbolismos, de traslaciones. Sin embargo, cuando leí por primera vez "Tres mujeres", comprendí su grandeza. Sus diarios superan párrafos completos de Nin, y tan arriesgada afirmación ya es mucho decir. Este lunes 11 de febrero se cumplen 50 años de su suicidio. Recordémosla por un momento con el último poema escrito por ella, cinco días antes de su muerte.   ABISMO La mujer es perfecta. Su cuerpo muerto muestra la sonrisa de ser real; la apariencia de una necesidad fluye por los pergaminos de la vida: sus pies desnudos parecen decir: hasta aquí hemos llegado, se acabó. Los niños muertos, ovillados, blancas serpientes, una jarra de leche, ahora vacía. La mujer los ha plegado de nuevo hacia su cuerpo; así los pétalos de una rosa cerrada, cuando el jardín se envara y los olores sangran de las gargantas profundas de la flor en la noche. La luna no debe entristecerse, está acostumbrada a este tipo de cosas. Todo crepita, todo se arrastra, todo se muere.                                                                                          Sylvia Plath

    Ver
  • 825
    16 Ago 2019

    Fotografías: Gregory Colbert, del libro: "Ashes and Snow" (Cenizas y Nieve), 2002.

    Este será un taller de acercamiento y sensibilización literaria con el género de la poesía y su escritura, donde se abrirán vasos comunicantes con la pintura y la fotografía (literatura y las artes).

    Se mostrará a los asistentes diferentes formas de abordar la poesía y la imagen, trabajando constantemente la escritura poética.

      Todos los sábados de febrero, marzo, abril y mayo 2:00 p.m.   BIBLIOTECA PÚBLICA PARQUE EL TUNAL (Calle 48B sur No. 21-13)   Total de horas: 32 h.   ENTRADA LIBRE   *** Este taller se realiza dentro del marco de los programas de Promoción de Lectura y Escritura de la Red Capital de Bibliotecas Públicas - BibloRed  

    FOTO

    En la fotografía que tus ojos vuelven dulce hay tu rostro de perfil, tu boca, tus cabellos, pero cuando vibrábamos de amor bajo el oleaje de la noche y el clamor de la ciudad tu rostro es una tierra siempre desconocida y esta fotografía el olvido, otra cosa.

    Juan Gelman (Buenos Aires, 1930 - )

      Informes:   Henry Alexander Gómez Promotor de lectura y escritura franja jóvenes y adultos Biblioteca Pública Parque El Tunal Red Capital de Bibliotecas Públicas- BibloRed Teléfono: 7698734 ext 235 Calle 48B sur No. 21-13 Bogotá  

    Ver
  • 790
    16 Ago 2019

                                                                                      Por Hellman Pardo El simbolismo perdura en cada imagen poética de Gonzalo Márquez Cristo. Palabras sólidas, feroces. Palabras liberadas, escapadas del viento. He aquí la permanencia del lenguaje, en uno de los poetas más interesantes de nuestro país.   DOMINIO DE LAS HUELLAS   Volví de la noche: aún me escucho el corazón. Para construir en el abismo me entrego al resplandor que aniquila, que escalda mi rostro. Aquí sólo el fuego conoce los caminos. Hemos sido encargados de profanar el mundo, de seguir a quienes fundaron una progenie de espectros y de anunciar la llegada de los emisarios del terror. Cuando la sombra nos precede sospecho que el tiempo me vigila. Fui expuesto. Me acechan los inquisidores. El victimario sufre la tiranía de sus huellas y ese incesante sobresalto será nuestra única venganza. Somos los nuevos nómadas, los prisioneros del futuro, los de la mirada inacabable. Es en momentos aciagos cuando es oportuno renacer, conteniendo la respiración, sintiendo el miedo que aletea en la ventana. ¿Aún será posible expresar la primera sílaba? ¿Emprender nuestro retorno vegetal? ¿Recobrar el canto del agua? ¿Liberar a la raíz? Comprendí todos los regresos. La poesía se lee cerrando los ojos. Instigué a la flor para que se rebelara contra la primavera. Extravié mi sed. Oh noche, todo se ha creado en contra tuya.                                                                               Gonzalo Márquez Cristo

    Ver
  • 904
    16 Ago 2019

    En el CAFÉ LA LUPITA, en alianza con la editorial PIEDRA DE TOQUE, se abrió un espacio para la poesía, el último miércoles de cada mes. Este año se iniciará con un recital conjunto de la COMUNIDAD DEL MEGÁFONO, grupo que busca compartir el fuego de la poesía en escenarios convencionales y no convencionales. Darle a la palabra escrita, hablada y escuchada su lugar de privilegio, devolverle su sentido de integración y fraternidad. Poetas Invitados: GABRIELA SANTA CAMILA CHARRY MARGARITA MEJIA FELIPE DONOSO DUFAY BUSTAMANTE JOEL CRUZ FABIO ANDRÉS DELGADO SERGIO ANTONIO CHIAPPE. Miércoles 30 de enero 2013 7:00 PM Café la Lupita Calle 70 No. 10A - 25 Bogotá ENTRADA LIBRE Consumo mínimo: $ 5.000 Poesía - Comunidad del megáfono

    Ver
  • 727
    16 Ago 2019

                                                                                          Por Hellman Pardo El Faisán, aquella ave que habita en las praderas abiertas, al finalizar los bosques, es considerada en algunos países europeos como la representación del desencanto y la derrota. No en vano Herta Müller llamó al hombre como el gran faisán del mundo. Un libro extraño aparece en Berlín en 1995, Der Mensch ist ein großer Fasan auf der Welt. Novela, relato, poesía; todo junto en una sola obra. Aquí se confunde el asalto de la narrativa con la fuerza del poema. Dejo aquí uno de los textos del libro, traducido por quien edita esta nota hace ya unos cuantos años, al preguntarme, como todo el mundo, quien era la flamante ganadora del Premio Nobel de 2009. La Academia, en este caso, tuvo la razón.   LA LÁGRIMA   Amelia salió del patio. Comenzó a andar por la hierba llevando una pequeña caja en la mano. La olió. Windisch vio la falda de Amelia proyectar su sombra sobre el forraje. Sus muslos eran blancos. Windisch vio que Amelia mecía las caderas. La caja estaba enlazada con una cinta plateada. Amelia se miró en un espejo. Buscó en él la cinta y haló de ella. “La caja estaba en su sombrero”, dijo. En el interior crujió un papel de seda blanco. Sobre el papel había una lágrima de cristal, y tenía un orificio en la punta, así como una ranura en su interior. Bajo la lágrima había una hojita de papel. Rudi había escrito en ella: “La lágrima está vacía. Llénala de agua, agua de lluvia, si es posible”. Amelia no lograba llenar la lágrima. Era verano, todo el pueblo se había quedado seco, estéril, y el agua del estanque no era agua de lluvia. Amelia acercó la lágrima a la luz de una ventana. Por fuera era sólida, pero por dentro, a través de la ranura, se estremecía. El cielo ardió siete días hasta vaciar el mundo por completo. Se desplazó hasta el final del pueblo. En el valle, el cielo miró hacia el río. Bebió toda el agua posible, y volvió a llover. En el patio el agua se precipitaba sobre las piedras. Amelia se detuvo con la lágrima mirando hacia la canaleja. La lluvia iba colmando el vientre de la lágrima. En el agua de la lluvia también había un retazo de viento. Un viento que impulsaba campanas de cristal por entre los árboles. Se escuchaban lóbregas, en cuyo interior se agitaban remolinos de hojas. La lluvia cantaba. Parecía tener arena en su voz, y cortezas de árbol. La lágrima se llenó. Amelia la llevó a su habitación con las manos mojadas y los pies descalzos saturados de arena. El agua resplandecía en el interior de la lágrima. Una luz fulguró dentro del cristal. El agua de la lágrima goteaba entre los dedos de Amelia. Windisch extendió la mano. Cogió la lágrima. El agua comenzó a empapar su codo. Amelia se lamió los dedos con la punta de la lengua. Windisch la vio humedecerse los dedos en aquella noche tempestuosa. Miró la lluvia afuera. Sintió la oleada de agua en su boca. El nudo del vómito le oprimió la garganta. Windisch puso la lágrima sobre la mano de Amelia. La lágrima goteaba, y el nivel del agua en su vientre no cedía. “Es agua salada. Te calcina en los labios”, dijo Amelia. Esta vez, Amelia se lamió la muñeca. “La lluvia es dulce”, dijo, “La sal viene del llanto de la lágrima”.   Herta Müller (traducción al castellano por Hellman Pardo)      

    Ver
  • 886
    16 Ago 2019

    El pasado 9 de noviembre de 2012 se realizó “Árboles de invierno”, en el marco del Festival de Literatura de Bogotá, un recital que contó con la participación de 21 escritoras que leyeron parte de la obra de 21 mujeres poetas universales. La lista la encabezó la poeta norteamericana Emily Dickinson (EEUU, 1830-1886), y culminó con la poeta rumano-alemana Herta Müller (Rumania, 1953) —quien recibió el premio nobel de literatura en 2009—, en una lectura inolvidable que nos compartió la poeta Yirama Castaño.

    Este año Müller, participará en el HAY FESTIVAL de Cartagena de Indias, en compañía de su traductor el inglés Philip Böhm. Herta Müller, nacida en Rumania y quien creció bajo la dictadura de Ceausescu, estará el 25 de enero en el Teatro Adolfo Mejía primero y después en la gala de poesía en la Plaza de la Aduana compartiendo al lado de otros escritores. El 27 de enero dará una lectura en Bogotá en el Centro Cultural Gabriel García Márquez a las 3 de la tarde. Entrada libre.

    Aquí uno de sus poemas del libro Los pálidos señores con las tazas de moca, traducido por José Luis Reina Palazón:

    Madre se convirtió en una ortiga Padre se convirtió en un álamo en lugar de esto me dijo uno durante la cena todo amor se nos convierte en lampazo yo sé en lo que él se convirtió y cómo yo me empaqueto pero me gustaría ser la espuma en la boquilla del clarinete el penumbroso dinero de los ladrones o el flaco ladrido de los perros contra la marca de las costillas de una chaqueta. ***

    HERTA MÜLLER nació en 1953 en el pueblo rumano Nitzkydorf. Ella forma parte de la minoría germano-hablante “Banater Schwaben”. En 1987 se mudó a la República Federal de Alemania y hoy en día vive en Berlín. Sus novelas, ensayos y cuentos narran sobre el ser extraño (extranjero) y sobre la patria, de la persecución política y la rebelión contra un régimen totalitario. La vida de Müller en Rumania fue marcada por la restricción y la vigilancía del aparato de la Securitate, la cual también la persiguió incluso después de su emigración a Alemania. Desde el principio de las noventas y la traducción de sus libros a más de 20 idiomas, Herta Müller forma parta de las escritoras más destacadas en el escenario de la literatura internacional con sus libros “La piel del zorro” (Der Fuchs war damals schon ein Jäger), “La bestia del corazón“ (Herztier) y “Todo lo que tengo lo llevo conmigo” (Atemschaukel), basando en la narración oral del poeta y ganador del premio Georg-Büchner, Oskar Pastior, quien falleciera en 2006.

    Por su obra literaria Herta Müller recibió el Premio Nobel de Literatura en 2009. Müller, “con la concentración de la poesía y la franqueza de la prosa describe el paisaje de los desposeídos”, explica la Academia Sueca. Además del Premio Nobel de Literatura Herta Müller recibió otros numerosos premios, como por ejemplo el Premio de Literatura Europea “Prix Aristeion”, el Premio Kleist y la Medalla Carl Zuckmayer. Además en 2010 recibió la Gran Cruz del Mérito con Estrella de la República Federal de Alemania.

    Herta Muller

    Ver

Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com