194
14 Ago 2019 / 06:53 am

 

Presentamos al poeta Nikos Erinakis (Atenas, 1988). Ha publicado dos libros de poesía: Pronto todo se quemará y tus ojos se iluminarán (Atenas, 2009) y En medio de donde cae la sombra (Atenas, 2013), así como la traducción de dos libros de poemas, uno de Georg Trakl y el otro de Paul Celan. La traducción es de la ensayista y traductora española Virginia López Recio.

 

 


[En medio de donde cae la sombra]

Cuanto hemos sufrido
Lo sufríamos tras la hipnosis

En el pesar de los límites continuos

Donde no hay uñas en las paredes
No hay normas

Las hemos cancelado todas

Y cuanto perdimos en la espera
Ahora lo escuchamos en una lengua que no dice de articularse

Υa acariciamos el césped que brotará
Sobre nosotros y nuestros países

Se extravieron nuestras culpabilidades
Y los remordimientos han ocupado nuestro lugar

Sabemos dónde se oculta la sombra del mar

Y dijimos
De hacernos agua
Agua sin recuerdo

En medio de donde cae la sombra

Juegos prohibidos
Como la oscuridad en épocas luminosas

Echamos a perder nuestras miradas
Las obsequiamos en las tardes más hermosas

Con las máscaras a medio poner con las que nos conocimos

No hay más lejos de aquí

La culpa la tiene la suciedad de la playa
Y la dificultad de las olas

Aguardamos el paso a la sustancia
Con extraños aromas

Acompáñanos ahora, fuego

Buscamos el día
Nombrando lo posible
Y respondiendo a lo imposible

Es la pasión de la negación
En la insaciabilidad del vuelo

Orden y sacudida
En jerarquía fluctuante

El el valle del vacío
Viviendo el recuerdo dentro del tiempo

Nos conocimos en un canto popular del absurdo
Con quien está en el mundo
Pero no de este mundo

Aún buscamos a dios
Que tropieza en nuestros pies

Extraños del recuerdo
Personas que habitan dentro de ti
Y que nunca has conocido

Traemos los deseos de la pasión
Así como los dondiegos huelen en las noches de septiembre

Nuestro calor llamó al frío
Y nosotros lo ignoramos
Acompáñanos ahora, fuego
En medio de donde cae la sombra

 


III
Conocías desde siempre el regalo
Y ahora llegan para ti

Pero tú duermes contra el viento
Y la mente la tenías en la mar

Preguntas a los muertos por la dicha
Era la armonía de la exageración

Te reconocí por el modo de mezclar las olas
                                                               con tus pasos

Me escondía tras los almendros

Te hablaban las palabras

Qué dios antiguo te vencería en el sueño
que te levantaste con ese sabor a derrota

Era lo desconocido de la melancolía

Y si quieres que cambie de pasiones
Conviértete tú en mi nueva pasión

De la eternidad a la vida

Cuántas fantasías necesitaremos aún
que hablen de nuestras bendiciones

Dejemos igual el dolor
Ya que por él me conociste y te conocí

No preguntes por qué
Pero no estoy aún preparado
Para días hermosos

Pareces haber guardado la muerte en las manos
Se ve en las líneas de tu palma

Háblanos pues de las rocas declinadas
Y de los soles que aparecen por el desánimo del abismo

No temas tu misterio
Tienes hombros que pueden soportar alas

Andamos por el celeste
por delirios de silencio

Así como conocimos nuestro país
Nadie lo ha conocido

Y si mañana todo termina
Nosotros permaneceremos aquí
Eternos en el aliento que fijamos

Tú la buganvilla y yo la parra
Una estupenda lucha en un balcón olvidado

Cercaremos al sol

Ya que lugar para nosotros solo hay en la eternidad

 

 

 


Pronto se quemará todo y tus ojos se iluminarán

cada cual busca una manera
de renacer en la vida
incluso si perseguimos lunas
incluso si perdemos a cada instante
al final siempre vencemos

todos nosotros aquí pues
llorando, nos echamos a reír

el juego únicamente se perderá cuando
los amantes se fascinen por el tedio

sólo nos queda juntar nuestras estrellas
y nos haremos destellos
pronto todo se quemará
y tus ojos se iluminarán

la próxima revolución
será revolución de belleza

 

 

 


[Quiero besarte allí donde la muerte parece más fácil]

Entusiasmada te descubrí
Entre almas de muertos que jugueteaban a tu alrededor

Y sentí tu lengua en mi sangre

Todos hablaban de esa ventaja
                                               que me revelarías

Dime, pues, de dónde salen tantos muertos

No es un sentimiento la pequeña melancolía
Es el modo de que existas

Como cuando descansas el rostro en tus rodillas
Y miras afuera como escuchando las olas
De aquel mar al que renunciamos

Y si de nuevo encuentras enamoradizos los errores
Di cuánto no nos dolerá la esperanza

Si debo ceder
Cederé a la fantasía

Allí donde me encuentro llueve
Y tú estás bellísima en la fotografía

Soportas el Movimiento
La manía del pánico

Pero a nuestro rebelado eros
Lo amenaza todavía el amor

No sabemos decir te quiero
Sin sal en los labios

Viviremos entre dos espejos

Qué ha ido tan equivocado contigo
Para que me gustes tanto

Quiero besarte
Allí donde la muerte parece más fácil

 

 

 

 


Nikos Erinakis (Atenas, 1988) es Doctor en Filosofía por las Universidades de Londres y de Oxford. Ha realizado estudios en Economía, Filosofía de las Ciencias Sociales y en Filosofía y Literatura Comparada. Ha impartido Filosofía Política, Ética y Estética en Inglaterra y actualmente es profesor en la Univesidad Abierta de Grecia. Trabaja también como investigador y es miembro del Consejo de Dirección del Festival de Atenas y de Epidauro. Ha publicado dos libros de poesía: Pronto todo se quemará y tus ojos se iluminarán (Atenas, 2009) y En medio de donde cae la sombra (Atenas, 2013), así como la traducción de dos libros de poemas, uno de Georg Trakl y el otro de Paul Celan. La traducción al francés de su segundo poemario ha sido publicada en las Ediciones Desmos.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com