358
13 Mar 2019 / 09:09 am

 

Este saber, la finitud de la comprensión del ser como dice Heidegger en el epígrafe, le otorgará al autor uno de los mejores poemas del libro: Decir, en donde la palabra no es ni esquiva ni seca ni enunciativa, sino que encuentra su cauda en el asombro de “la palabra donde haya ido”, despoja al poeta, lo ilumina y lo tilda en la poesía. Marcos Rivadeneira Silva sabe que la palabra es frágil, que puede romperse en un instante y quedarse en el simple recuerdo, lo sabe como quien camina por la orilla de un desfiladero, forjando sentido a cada paso. De ahí su condición de nómada en el texto. Y porque un poema es una posibilidad de vida y de lectura, este Decir se quedará entre nosotros como “Pradera en llamas”, ardiente en la expresión más pura del poema.  En el poema que da título al libro, se nos advierte que “la sombra está viva y movediza” y su presencia, línea tras línea, buscará una nueva relación con el mundo. La sombra será pájaro, sol, semilla o árbol y con ellos establecerá su canto de arraigo en la naturaleza. El poeta es llamado en este libro para afianzar su voz En un instante, inmenso poema de soledad, donde clama por un lenguaje transparente que ya se enuncia diáfano y preciso, verdadero e íntimo, pero imposible, como debe ser el idioma que se sublima en la auténtica creación poética. Celebremos este nuevo libro entre nosotros que se nos ofrece como aire atemporal y único. 

María Baranda

 

 

 

DECIR

I


Desarticula que arde la palabra
sólo ella                     donde ella exista
en un mundo por tigres frecuentado
fieros mamíferos
                              bárbaros
                                                bestias
el orbe de tristeza sostiene un roble
la niebla sube fugaz
                               el humo
                                                 la ceniza.

Destrozado vuelo innecesario
planta sumergida en oprobio
borrada                                  diluida
jadeante y olvidada
la palabra donde haya ido
                              donde ella exista
                                              y sólo ella
un germen de latido innato
esporádico vientre de tierra y barro.

Porque ella arranca un rumor prendido
y lo tira
                     lo encierra
                                            le miente
enciende la pradera y gasta un balanceo
se despliega hasta el último centavo
y disminuye
increpa
                     maúlla
                                       y aflora.

La poesía fue perseguida
atrapada
muerta y enterrada
resucitó al tercer día
como todo lo que resucita
cuando es perseguido
muerto y enterrado
y canta solo ella                               donde ella exista
rama ésta sobre el posado mirlo
no insume ni resta decirlo
tronco que alumbra las termitas
en los vendavales que surgen de la gesta.

Poesía materia primitiva
sustancia de la herejía
me toma
                             me despoja
                                                    me destierra
se retruécana en la misma baldosa
sucia de la cocina
                              se inventa
                                              me rapta
                                                            me pierde              me sueña
así todos los días
con un sabor amargo en la boca
y los senderos que ella camina
yo beso
bebo                       delirio
pero ella piensa otra cosa
y retorna con su tilma de cangrejo
la mañana ensimismada
con la constancia de la tinta
me orgullo de tanto papel en el canasto
que me libero del tiempo
corro
              huyo
                             y salto.

Ella me mira de lejos y
me crónica
                          me adereza
                                                    me margina
ella y sólo                              donde ella exista
una ventana arrulla el mirlo
y la cubre con las palmas de labranza
luego me silencia
me indómina
                              me ola
                                              me lágrima
                                                                   me espuma
                                                                                        y me besa.

 

II

Pradera en llamas                       cielo falso
falso el cielo de tu cuarto y de mi cuarto
ilusoria hendija que me llama
lamento mi sonido en este receptáculo
el vuelo dura mientras amanece
un pedacito de cielo en llamas
saber es el riesgo de inventarse las pasiones
décadas enterrando el corazón
sólo queda rascar la memoria hueca
la lengua incrustada en la corteza
lengua de hielo adherida
el caballo oblicuo de la ausencia
una ratonera indiferente                         es un cielo
crece la autopista
los anuncios
                               los rótulos
                                                         los anhelos
como crece la rótula la falange y el engaño
de la tierra se abre para mí una puerta
lavar el mundo por dentro                        no la casa
mi cuerpo es cuerpo cuando está desnudo
es lucidez, grito metálico y desordenado
intangible pedernal
perfecto                                     equitativo espanto
estrellas albas me sostienen
presagian con la lengua nuestra muerte
los zapatos para saltar se juntan
huecas dependencias nos inventan
sumisiones del cuerpo
no es conveniente para ella ramificarse
y me yergo impetuoso sobre la ciénaga verde
la tibieza de otros cuerpos
tu cuerpo
                         tu seno
                                             tu abrazo
y me lánguido con el destiempo apresurado
porque mi cuerpo es cuerpo cuando está desnudo
y el picaporte del olvido se aferra a las costas
de la piel contra la pasión de su carga.

 

III

Dices mientras callas
y me callas la boca en un instante felino
desatento el mundo a tus palabras
descarriado voy por el destino de la cueva
que azul el monte                          no el olvido
deja caer la noche en mi regazo
en tu regazo mismo que es el mismo
y te avienta por los cálidos espinos
de la carga adustamente agria.

He renunciado a la sorpresa hace tiempo
en el juego que me planta la palabra
de la sofisticada cárcel los encierros
y en mi nombre todas las cantatas sucias
sigo en despilfarro de los versos
y los espacios que unen las palabras
allí se oculta el secreto de la nada.

Y a lo lejos
la bombilla de esperanza
un tren cansino se sumerge en humo
en niebla                               en fugaz ceniza
así es la calma que me embriaga con los
cuerpos
de otros desnudos cuerpos                  atado
la poesía va en su memoria
restregando las ollas clandestinas
y la nada.

Grita mi párpado que grita
de soledad estupor                       la falacia
sus pies se lastimaron la rodilla
y me habla
como se habla con cualquiera que escucha
un susurro en el oído
leve de la muerte
porque estoy en el lado equivocado
y la verdad se ha parado para verme

Me ensucia
               me lastima
                                 me alarma
y se tira tan tranquila en la hamaca
que no entiendo el sabor de los melones
que desnuda por si la sed madura
no en el alma.

La tarde es verde en el instante
es tarde que tardaba para verme
y ahora que la música ha callado
nadie canta a Silvio de los amigos
sólo inventan religiones de los libros
que se alejan cada vez que quiero verlos.

Timones que atraen el giro de los muertos
qué sentido el corazón y el viento
donde arma blanca
la garganta atravesada
sin cause ni dueño
ni duelo anticipado.

He aquí la palabra con su trino
duraznero ancestro               terracota cierto
destrucción del fuego
del sentido común y de la escucha

Poesía que habla en lo más alto
viejo truhan                 maravillosa lámpara
ninfa saliva de la gacela impía
verdad innecesaria
amplio mapa del tiempo discontinuo
encajes como espumas del mar bruñido
reniega hoy polvillo de la vida
que la muerte no es más que un suspiro
que de ella tenemos que escondernos
para seguir amando como aman
en los libros
que alumbran las cornisas con aguaceros
debajo de algún zaguán                   o conventillo.

 

 

 

 

 

Marcos Rivadeneira Silva nació en Quito (Ecuador). Estudió Restauración y Museología en la Universidad Tecnológica Equinoccial de Quito. Se especializó en Conservación de documentos y obras de arte sobre papel. Estudió en Italia, Chile, Brasil, España y Japón. Master en Literatura hispanoamericana y ecuatoriana en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Ha publicado: Hermano sol hermana muerte (2012) Mención de honor en el Salón de Nacional de Poesía Juegos Florales de la Casa de la Cultura del Ecuador. La brazada final (2014) PREMIO NACIONAL DE POESIA Paralelo Cero. Los días de la aldaba (2015) Colección Sur de La Habana.Fragmentos (2018) Editorial Silva. Quito – Ecuador Sombre sobre Sombra (2018) Editorial Imaginante Buenos Aires – Argentina. Sus poemas han sido tomados en cuenta en antologías nacionales e internacionales, y traducido al inglés e italiano. Ha representado al Ecuador en varios Festivales Internacionales de Poesía.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com