851
17 Dic 2018 / 07:53 am

 

Publicamos cuatro poemas de Ana María Enciso Noguera (1991). Es la editora en jefe de la revista cultural Artificio (www.revistaartificio.com). Su primer poemario, Silencio en flor, fue publicado por Fallidos Editores en el 2018.

 

 

PASADAS MUCHAS lunas
lentamente siento que vuelvo a esos lugares
donde dije y amé la vida.
A las palabras y preguntas que abandoné en mis pasos por el desierto.
Me reencuentro con el olor tibio
de los libros impregnados a tabaco,
con las páginas leídas en voz alta,
las imágenes proporcionadas,
las músicas que,
me han advertido como una maldición,
pertenecieron a generaciones lejanas
y sólo nos resuenan ahora
como un rastro de la neblina del ayer.

Tantas lunas han pasado
no sé cuántas
si cuarentaiocho o treinta y seis.
Ahora que vuelvo entiendo que las lluvias y el desierto me han cambiado,
hoy sé que la vida es bella porque es frágil,
que la amistad es grande en su inmanencia,
en su simple estar,
que la compasión da sombra.
El desierto me ha enseñado
que la gente dice sus miedos en silencio
(aún no aprendo a calmarlos, por mucho que quiera),
a caminar acompañada y suelta,
a llamar, a buscar,
a decirte que te quiero
simplemente porque es vida y hace noche
a volver a quien no me extraña
así como hoy miro el espejo y regreso a mí.

 

 

 

 

HE VENIDO a verme
                         en tus ojos ciegos,
Caronte.
Di tu nombre,
si es tuya esta piel
                   de tronco seco,
curtida de inviernos y soledades.
Tiene algo de liberador dibujar a los muertos
                               se parecen a las flores
siempre imperfectas
rotas
ajadas
volubles
enteras en su manera
                                de saber deshacerse.
¿Será necesario
                  siempre
esperar tanto para aprender a aceptar indoloramente
cómo se pierden nuestros deseos y contornos?

 

 

 

 


A mi abuela

EL TIEMPO se precipita
con ternura y rabia por la sequía de tu mirada.
Supe que intentaste suicidarte
dulce e inocente
en el parque,
pajarito,
te quitaste el oxígeno
mirando el follaje.
Tienes toda la razón.
También yo quisiera irme con los ojos llenos de árbol.

 

 

 

 

EL MESÍAS no vino ni vendrá.
Empieza por aceptar eso.
No llega porque nunca hizo falta
siempre está
y no lo ves.
Es la minucia de respirar,
la luz que se escurre por las hojas de los árboles,
los brinquitos de los copetones,
el café fresco en la mañana.
Saber que las cosas son.
Cada mañana se ofrecen a tus ojos.
El milagro simple
que se hace en tu mirada.

 

 

 


Ana María Enciso Noguera (1991), es literata de la Pontificia Universidad Javeriana, máster en Estudios Comparados de Literatura, Arte y Pensamiento de la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona, y actualmente cursa la Maestría en Historia del Arte de la Universidad de los Andes. Es la editora en jefe de la revista cultural Artificio (www.revistaartificio.com). Su primer poemario, Silencio en flor, fue publicado por Fallidos Editores en el 2018. Ha publicado poemas en las revistas Otro Páramo (2016) y Vallejo & Co (2018).

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com