78
30 Oct 2018 / 08:04 am

 

Publicamos una selección de Mauricio Molina (Costa Rica, 1967). Entre otros libros, ha publicado Abominable libro de la nieve (1999) Premio Sor Juana Inés de la Cruz, 1998; Maremonstrum (2000), Treinta y seis daguerrotipos de Diotima desnuda (2016), por el cual recibió el Premio Nacional de Poesía de Costa Rica, Aquileo J. Echeverría en  2016.

 

 

 

De Treinta y seis daguerrotipos de Diotima desnuda

 


TRADUCCIÓN IMPOSIBLE DE UN SONETO DE JOHN PEALE BISHOP

I
Graciosamente ella descendió, su cabello rojo,
Ilimitado y bronce por los reflejos del mar, pescado
Plegado por perlas marinas. Las firmes, esbeltas, hermosas
Rodillas que dejan caer sus pies sobre el aire.

Pechos jóvenes, esbeltos costados y canteras de oro fueron
Más extraños que cuando el joven veneciano, desconocido, turbado,
Pintando su retrato pensó
Que nunca habría imaginado lo que plasmó allí.

Y yo también comencé con esta nube dorada;
Torneando sus deliciosas manos y encontrando alivio,
Pasándola de maravilla, perversamente orgulloso.

Todo encanto demanda nuestras cortesías.
Desde que ella murió yo le rezo cada vez que puedo,
Silenciosamente, entre las abejas de Barberini.


II

Felizmente ella descendió, su cabello rojo
Ungido y bronceado por los reflejos del mar, pescado
Coronado con perlas marinas. Las rodillas,
Karma delicioso cuando dejan caer sus pies sobre el aire.

Y sus pechos jóvenes, esbeltos costados y canteras de
Oro, fueron más extraños que cuando el joven veneciano
Universal, pintando su retrato pensó que nunca
Habría imaginado lo que plasmó allí.

Ansioso también comencé con esta nube dorada;
Llamas en sus deliciosas manos y alcancé mi alivio,
Fantástico sueño, perversamente orgulloso.

Así el encanto demanda nuestras cortesías.
Sabiendo que ella murió yo le rezo cada vez que puedo
Silenciosamente, entre las abejas de Barberini.


III

Felizmente ella descendió, su cabello rojo
Ungido y bronceado por los reflejos del mar ámbar,
Coronada con perlas marinas. Las rodillas torneadas
Karma delicioso cuando deja caer sus pies sobre el lodo.

Y sus pechos jóvenes, esbeltos costados y canteras de
Oro, fueron más extraños que cuando el joven veneciano
Universal, pintando su retrato pensó que ningún humano
Habría imaginado lo que plasmaron allí sus ojos.

Ansioso también comencé con esta nube dorada;
Llamas en sus deliciosas manos y alcancé mi alivio
Fantástico sueño de mujer perversamente deseada.

Así el encanto demande una canción tersa y vieja,
Sabiendo que ella murió, yo le rezaré cuando sigan cantando
Silenciosamente, desde el escudo de los Barberini, las abejas.


IV

Silenciosa ella descendió, su cabello rojo,
Olas de bronce en los reflejos del mar ámbar,
Laureada con perlas marinas. Las rodillas torneadas.
Oro delicioso dejan caer sus pies sobre el lodo.

Pechos jóvenes, esbeltos costados y canteras de oro.
Universos extraños, cuando el joven veneciano
Retrató su rostro pensó que ningún humano
Apreciar podría belleza como la que plasmaron allí sus ojos.

Maravillado también de aquella nube dorada,
Imagen de sus deliciosas manos, alcancé mi alivio;
Erótico sueño de mujer perversamente deseada.
Robado de encanto demandé una canción tersa y vieja,
Dolido porque ella murió, yo le rezaré cuando sigan cantando
Amargamente, desde el escudo de los Barberini, las abejas.


V

Silenciosa desciende, pelo rojo,
Olas, bronce, reflejos de mar ámbar.
Laureadas perlas, rodillas torneadas.
Oro derraman sus pies sobre el lodo.

Pechos jóvenes y canteras de oro.
Universo extraño halló el veneciano,
Retrató su rostro que ningún humano
Apreciar merece, solo sus ojos.

Maravilla aquella nube dorada,
Imagen deliciosa do alivio hallé.
Erótico sueño: mujer deseada.
Robado encanto de canciones tersas,
Dolido por su muerte le rezaré,
Amargo Barberini a tus abejas.

 

 


De Cuadernos de Salónica

 

 

LOS PÁJAROS

Para el geómetra son solo puntos muertos, pero de cerca deben tener ojos y un corazón. En las pinturas se quedan descansando suspendidos en el aire como manchas negras, pero deben arrastrar algún sueño, alguna playa o una lluvia con sol.

Ellos no comprenden del paso de los astros. Aunque se acuesten en nuestros muebles y nuestras terrazas no saben de palabras, no entienden nuestras fechas ni se detienen a pensar en nuestros gestos.

Unos picos, unas alas que pasan de prisa entre las antenas y las ropas que se secan al sol.

Nosotros abajo, no encontramos fuerza para seguir volando.

 

 


SKÓPELOS

Los tres desnudos mirábamos a las medusas
sin saber que la vida cambiaba.

Todo lo que entonces nos esperaba y nosotros sin saberlo,
dibujando figuras sobre la arena, cuando tardaba en irse el sol
y llegar la nieve en el otoño.

Quién sabe si habríamos entonces brincado hacia aquel barco
que nos esperaba una mañana de octubre
cuando la lluvia enfrió nuestros cafés.

Quién sabe si nos hubiéramos quitado los vestidos
embriagados de aquel sol oscuro y ajeno.

Y qué bueno fue huir de la realidad como ignorantes sabios
que desconocen la llegada del día siguiente.

 

 

 

CAHUITA

Ahí habían llegado los huesos de algunos tiburones a morir.

Allí se secaron algas y leños perdidos, y los ojos de algún pescador. Pero aquella noche solo estaba ella asustada, tirada en medio de una arena que debía ser rubia y que caía como lluvia de asteroides sobre Eugenia.

Entonces, solo la luz que bañaba sus muslos; solo un horizonte que devoraba el cielo oscuro.

Cangrejos mirones seguramente hicieron temblar ese mundo de olas, de animales y de presas; pero yo, simplemente, escuché el rugido de la luna, esa navaja que va cercenando sueños y los deja tirados como pedazos de carne muerta sobre el mundo.

Eugenia abrió la puerta y el cristal, donde hace mil años eran sostenidas las estrellas fijas, cayó sobre su sexo para que yo viera más grandes sus labios, sus pezones, su miel. Y aquellos pequeños seres fueron creciendo como se supone que son las dimensiones de un mar, de una playa, de un milenio.

 

 

 

UNA PLEGARIA POR THOMAS BAYES

¿Quién selló nuestras mentes aquella noche? Cuál fue la espiga, cuáles nuestros nombres cuando tratamos de encender una hoguera en Montezuma y el viento iba apagando uno tras otro nuestros fósforos.

El mar Caribe devolvía un eco de moluscos y los dados caían como criaturas invisibles sobre una mesa lisa y sin mareas: “si en una urna una bola blanca”, y era la voz del reverendo Thomas Bayes desde la capilla de Mount Zion la que hablaba.

Érase el frío cuando las estrellas se repartían el cielo en cuadrantes irregulares, desperdiciando su luz incierta. “Ningún golpe de datos acabará con el azar“, sentenció el mar y las criaturas se inflamaron como combustible sobre la costa.

Sin embargo, nuestra hoguera guardaba silencio.

Con el último fósforo, al fin, el fuego se levantó como un molusco sobre la arena y nosotros lanzamos una y otra vez los dados pensado en dios como si fuera estúpido.
Él prendiendo las luces de la vida, los huevos del tiempo, la materia prima que pasa como ave aleteando en la madrugada.

Desde aquella noche, para nosotros, transcurren los días como los del reverendo Bayes, “sin una bola blanca más probable que una bola negra”.

Sobre la playa seguimos soñando con nuestros cuerpos luminosos, con ciudades imposibles y pulmones inflados de flogisto. Seguimos esperando que el último fósforo encienda el fuego y que una hoguera inmensa ilumine nuestras vidas.

 

 


LOS NOMBRES DE DIOS


A Lidia Polyzopoulou

I
En una playa donde no sale ni entra nadie,
Lydia se sienta sobre una roca
para leer el mundo.

Sus espaldas, sentadas a orillas del malecón,
piensan en la niebla de Angelopoulos y
miran la torre blanca que se dibuja
en dirección del horizonte.

En algún café de Salónica, Lydia será más
tarde un cuerpo que carece de lugar.

La recordaré preguntando
por la intencionalidad,
por el infinito en potencia,
por la parte del alma que, al amanecer,
se confunde con lirios frente a un espejo.

La vida es cruel. Las fisuras de la vida
y la muerte refractan la luz y la sombra.
Cuando den las 9 de la noche
de este día de verano, y el atardecer
apenas se acerque como una palabra insignificante,
Lydia se paseará
por los rincones de mi memoria,
donde sus recuerdos se habrán derramando
con total descuido.

Jamás lo pude evitar: el vino
se derrama siempre sobre mis vestiduras.

En un lugar, más allá de la Plaka
y cerca que Alfa Centauri, cantan los coros
del Dionisio Areopagita y ella se desliza
como una trampa.
Algo sostendrá su nombre,
algo hará imposible que se borre su rostro.


II

Me enseñaste el nombre de María Nefeli.
Entonces escribí estas palabras en la arena
para que vinieran el mar y los años
a borrarlas. Y la vida cambió.

Igual soy feliz respirando el aire que llega
de todos estos mundos posibles.
No escucho el mar ni veo el rastro del sol
sobre la tierra, pero me acostumbré al olor
del herrumbre y de las algas.

Comprendo que al final el viento
borrará mi memoria,
que no seré el mismo
sino un resto de barco, de tablas
y combustible inútil.

Y qué más da.
Yo sé que las ideas están hechas de sangre,
sé también que los tiburones corren hacia ellas
como lo harías tú en dirección al sol.

 

 

 

 

Mauricio Molina (Costa Rica, 1967). Actualmente es Director de la Escuela de Filosofía de la Universidad de Costa Rica e Investigador del Instituto de Investigaciones Psicológicas. Entre otros libros ha publicado Abominable libro de la nieve (México, D. F., CONACULTA, 1999; San José, Ediciones Perro Azul, 1999; San José, Espiral, 2014) Premio Sor Juana Inés de la Cruz, 1998; Maremonstrum (Municipalidad de Temuco, Chile, 2000; San José, Perro Azul, 2000), Mención de honor en el premio Pablo Neruda vive, 2000 convocado por la Municipalidad de Temuco, Chile; y Treinta y seis daguerrotipos de Diotima desnuda (Sevilla, España, Isla de Siltolá, 2016), por el cual recibió el Premio Nacional de Poesía de Costa Rica, Aquileo J. Echeverría 2016.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com