Recientes Últimas publicaciones

389
2018-01-02 12:43:13

 

Héctor Cañón, Premio Internacional Paralelo Cero 2018

 

Por quinto año consecutivo, el Encuentro Internacional Paralelo Cero y la Editorial ecuatoriana El Ángel Editor convocaron al concurso Internacional de Poesía Paralelo Cero. En está ocasión el premio se lo llevo el poeta colombiano Héctor Cañón Hurtado (Bogotá, 1974) con el libro Cuarteto elemental que, a decir del jurado calificador: "es una apuesta por la nostalgia y esos no lugares donde pretendemos volver. Posee una fuerza verbal difícil de obviar y una plasticidad que nos logra atrapar desde los primeros versos".

El Jurado del Premio, conformado por cinco poetas de reconocida trayectoria en el mundo de las letras hispanas: Raquel Lanseros de España; Alex Lima de Ecuador; Lizette Espinosa de Cuba, Jorge Gomez de Ecuador (Premio Nacional Paralelo Cero 2017) y Juan Carlos Olivas de Costa Rica (Premio Internacional Paralelo Cero 2017) se vio en la difícil tarea de leer 76 libros de todos los países de América y Europa para escoger 21 libros como semifinalistas. Y más tarde redujeron el grupo a los 6 finalistas.

La ceremonia de premiación y la presentación del libro ganador será dentro del marco del Décimo Encuentro Paralelo Cero a celebrarse del 18 al 24 de marzo de 2018. Además del libro ganador, el jurado decidió mencionar a un finalista, el poeta mexicano José Landa (1976), con su libro Bajo el cielo ceniza.

Acá una selección del poemario ganador:

 

 

 

 

LA VOZ DEL OTRO LADO

Marque uno si está dispuesto a esperar. Marque dos si desea asesinar a uno de nuestros operarios. Marque tres si prefiere ahorcarse con el cable del teléfono. Marque cuatro si aun está ahí. Marque cinco si en la larga distancia experimenta vértigo o nostalgia. Marque siete siempre que nos llame. Marque seis si está dispuesto a entender que no tenemos línea y que el sistema es su propio error. Marque ocho cuando ya no tenga dudas. Marque nueve cuando entienda que usted mismo es quien contesta. Marque cero cuando no quede más para decir.

 

 

 

 

DESAPEGO

Frente a un mar de fuego, a la espera de una ola imprecisa para montarme en el naufragio. No hay tierra más firme que navegar a la deriva y solo quien perdió todo puede poseer estrellas fugaces. Tengo un barco en la mano y posibles puertos en las líneas de las palmas. Solo quien no sabe a dónde va puede llegar a salvo a su destino.

 

 

 

 

DESPUÉS DE LOS COMBATES

He vuelto de la guerra desnudo,
cada paso me despoja
de botas y banderas.
En la cuesta despoblada
como el campo de batalla
después de los combates,
viudas y huérfanos perdonan
mientras narro escaramuzas.
En mis ojos leen las cartas
que nunca les llegaron,
en mis ojos rescriben aquellas
que no alcanzaron su destino.

 

 

 

 

TENUE BELLEZA

Uno podría pensar
que las estrellas sienten frío
cuando imagina el azul
en el borde de sus cuerpos.

Uno podría decir
que la muerte no es el enemigo
y después caer
sobre cada palabra escrita.

Uno también es
lo que no ha sido
y tenue belleza
en los desiertos abandonados.

Uno es sombra
y abrazo con la sombra,
la luz trae de vuelta
los soles y la sed.

 

 

 

 

MÚSICA DE PARADOJAS

La canción de la corriente
enseña que no existe el tiempo.

Cuando las luces del cielo se apagan,
permanece el pulso azul de las estrellas
batiéndose en la superficie,
vieja melodía
que contiene todas las palabras.

A esta hora los viajeros reposan,
la luna no tiene orgullo
por alumbrar al sauce
y tanto silencio entre sus hojas
se diluye en un canto celeste.

Eso es amor: el cuerpo
y la música son solo agua.

 

 

 

 

A LOS PIES DE LA MONTAÑA

Un perro enfermo
me enseña la muerte
nadando en sus ojos.

El eco de su mirada
acompaña la marcha
de mis ávidos pasos.

 

 

 

 


MI CASA

Es una morada de arena,
donde se dispersa
la voz de los astros.

Es un hombre que camina,
los párpados al caer
arropan su alma.

Desde las ventanas,
la luna dibuja siluetas
y la ausencia de deseos
envuelve al rocío.

Tras las puertas,
el aire es el único remedio
y el agua ha recordado
que no es prisionera del cuerpo.

 

 

 

 

 

EPIFANÍA

Enfermedad es solo
una palabra testaruda:
los lirios no paran de morirse
y siempre se ven bellos.
En mis poemas llueve
porque la tarea es nombrar
cada gota que estalla
contra la muchedumbre de piedras.
La vida aquí es eterna,
mas solo cuando hay lluvia
y los lirios lo agradecen.

 

 

 


Héctor Cañón Hurtado es poeta y comunicador. Ha escrito para los principales periódicos y revistas de Colombia y también del estado de Guanajuato (México). En 2013 fue asesor del Diario La Prensa de Honduras. Fue finalista del concurso de cuento “El Brasil de los sueños (2008)”. En 2009 ocupó el segundo puesto en el concurso de Conservación Internacional con un reportaje ambiental sobre especies en vías de extinción. Su texto “De primerísima mano” fue seleccionado en la antología de crónica bogotana (1986-2006), editada por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo, en la colección de Libro al Viento. Es autor de los libros de crónica “En la intimidad de sus bibliotecas” y “Hazañas colombianas” de Editorial Norma (para la que también trabajó como editor ) y de los poemarios “Los Viajes de la Luz” y “Antes de las olas, el agua” de El Ángel Editor. Algunos de sus poemas han sido traducidos a inglés, italiano y esloveno.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com