637
2017-07-22 19:55:44

El país de las palabras rotas de Juan Esteban Londoño es un libro intenso, maravilloso y original. Sus poemas componen dos mundos: uno lleno de noche y otro rebosante de luz. Cada página asoma con humildad y a la vez violencia en medio de un campo nevado. Es vital para su forma de decir el silencio, la brevedad, la contemplación y el aliento filosófico. Habla de las migraciones internas y externas, y de los movimientos feroces del alma extranjera. Sus temas principales, quizás, son la incomunicabilidad y la distancia. Viajamos en una escena mágica en cada uno de sus relatos. A través del mundo y el lenguaje salvaje de los bosques alemanes, su autor nos provoca compasión, ternura, esperanza y amor.

Fredy Yezzed

 


I. MAPAS DEL FRÍO


1

Lejos de las palabras
que amamantó mi madre,
nace el destierro.

 

5

Un pájaro muerto
sobre una sábana de hojas amarillas.
A su lado, unos zapatos viejos
abandonados al frío.

Parece que me hubieran invitado
a morir aquí,
a cantar desde el fondo
una serenidad intraducible.

 

6

El cernícalo emigra
a los palacios de la luz.

Desciende con escarcha en el pico,
y una liebre en sus garras.

Las montañas Rhön
oyen su grito de combate,

las mansas bestias esperan y temen.

 

10

Durante largos años
hablé solo con las paredes
acerca de las ruinas de la palabra.

El dolor me golpeó la lengua
y olvidé mi nombre.

Cuando se descongeló la gota
suspendida en el marco de la puerta,
ya no tenía rostro.

En este nacer, desaparezco y danzo.

 


II. RUTA AL FUEGO


35

La metralla quiebra
los cristales del templo.
Una estatua cae y se parte.

La niña se tira al piso
y la cubro con mi cuerpo.

Confío en que mi susurro
pueda salvarnos de esta lluvia.

Mas soy incapaz de hablarle:
mi lengua siente en otra lengua.

 

37

Una huella se congela sobre la nieve roja.

Su garra ha caído en la trampa.
Aúlla, ha quedado atrás,
y se hunde en el fango.

Su hermano se echa a su lado,
esperan que pase la ventisca
y puedan continuar la huida.

 

40

Se me reveló cuando perdí
el instante de temblar a su lado:

el amor tiene
el nombre de mi abuela,
desnuda bajo la noche.

 

55

Dos jóvenes bailan desnudas
una canción pagana.
Se toman de gancho y giran.
Sus pechos tambalean.

La ley de la aldea decreta que nadie
puede mirar la ceremonia.
Yo, sin embargo, me amparo
detrás de un abedul y observo.

El Danubio lleva la música.
Mis palmas hacen el ritmo.

Las mujeres me descubren,
sonríen y danzan.
A pesar de mi voto
me consagro a este ardor.

 

*** 

Juan Esteban Londoño

Medellín, Colombia, 1982. Es escritor, poeta e investigador literario. Magister en Filosofía (Universidad de Antioquia, Colombia) y Magister en Ciencias Bíblicas (Universidad Bíblica Latinoamericana, Costa Rica). Actualmente, es candidato a Doctor en Teología en la Universidad de Hamburgo (Alemania). Ha publicado los libros El nacimiento del liberador (Costa Rica, 2012), Para comprender el Nuevo Testamento (Costa Rica, 2013), Hugo Mujica: Pensar Poético (España/Alemania, 2017), diversos artículos en revistas, como también obras musicales y literarias.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com