Recientes Últimas publicaciones

435
18 Ago 2020 / 13:31 pm

 

Nota por Mercedes Vivas Benitez

Selección de poemas: Andrés Borrero Parra

 

 

En memoria de nuestros pueblos, tras 10 años de la partida del Poeta Andrés Eduardo Barbosa Vivas “Corazón de Partisano” (marzo 1987- agosto 2010), Bogotá Colombia.

 

Fortaleza de un gigante

Con una niñez marcada por alegrías, nostalgias y sucesos de la vida cotidiana, a sus 14 años atraído por la escritura, se sumerge en una introspección de la que emanan sus primeros poemas guardados con sigilo, inspirados en la naturaleza y el asombro ante el mundo, dentro de los cuales se destacan: Me gusta ver el Sol, Amo al niño y al viejo, y Calle bella.

A sus quince años, Andrés Barbosa Vivas participa en el concurso Verano Encantado en el año 2002, bajo el seudónimo “Mercedes¨, por temor a no ser aceptado a su corta edad, anécdota conocida en la carta que envió adjunta al poema “Busto”, el cual fue escogido como meritorio para publicar en este certamen.

El final de su adolescencia albergó una impronta, reflejo de la ausencia de su padre, largas conversaciones con su abuelo sobre política y literatura, dedicación a la lectura y por supuesto la formación académica y de conciencia crítica a través de las Ciencias Sociales que tuvo la oportunidad de vivenciar en su alma mater, la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia.

 

Anécdota de un gran tesoro

La inspiración a su corta edad, la madurez de su pluma, pero ante todo el sigilo con el que logró conservar sus cuadernos, donde quedaron consignados buen número de sus poemas y borradores a mano alzada, acompañados de una lejana premonición que pronunció en diferentes ocasiones “hay que cuidarlos, porque son mi tesoro”. A partir de ese momento, Andrés decide titánicamente publicar como resultado de la autogestión, el compartir y el trueque sus primeros libros: Desdóblate Silencio, La Desmesura, Rutas de Mujeres y cáñamo y La Ciudad de Vino, este último lanzado en la Feria Internacional del Libro de Bogotá en 2010, pocos días antes de su partida.

 

Corazón de partisano

Letras y versos recorrieron a tiempo y destiempo venas y poros de cómplices muros, rejas y ventanas que retumbaron sonoros al encuentro de jóvenes, viejos y poetas en la Pedagógica, la lozana pluma liberada plasmo en el papel versos contados para el pueblo, que circularon, haciendo tributo a los trabajadores y crítica al sistema capitalista, bajo el seudónimo “corazón de partisano”.

La juventud del poeta Barbosa Vivas pronto hizo parte de colectivos políticos, sociales y culturales, seducido por la actividad anarquista trasegó duros caminos, donde parió reconocidos poemas como: Obsidiana, Vientos del Pueblo, Burócrata y Planta sagrada entre otros.

 

Recorriendo la palabra

Para entonces y en adelante, haciendo realidad su pensamiento libertario, trascendió fronteras a través de la palabra como es el caso del poema “Mancha en el Pecho”, con el cual Barbosa Vivas tuvo el honor de participar y ganar el Concurso Literario Alicia Moreau de Justo, convocado en la hermana República Argentina en el año 2010, por el Partido Socialista de Coronel Rosales, en contra de la violencia de la mujer y en conmemoración de estas luchadoras. 

Su obra recorre sitios no convencionales, de viva voz irrumpe bares, buses y barrios populares compartiendo la palabra con amigos, poetas, vecinos de las barriadas y colectivos como La Casa de las Adivinanzas, La poesía está en la calle y Palabras bajo el ocaso. Algunos de sus poemas han sido publicados en las revistas Raíz Invertida, Periferia Literaria, y Aldabón de la Pedagógica.

De igual forma, en el 2009, inicia el diseño de un proyecto pensado para América Latina en compañía del movimiento mexicano Donde nace la palabra, lo que le permitió establecer contactos en Uruguay, Guatemala y Argentina, tarea que se concreta ocho años después de su fallecimiento.

Cabe anotar, que con sus manuscritos se publicaron dos libros más, como obras póstumas Collages de Alucinaciones y Crisoles del tiempo, en ellas se recogen todos los poemas que no fueron publicados aún desde su niñez y adolescencia, así mismo, se incluyó el premio obtenido en Argentina en el Concurso Internacional del Partido Socialista de Coronel Rosales con el poema de su autoría “Mancha en el pecho” que en un principio el llamó “Buitre” de acuerdo con sus manuscritos.

Hoy su fina pluma trasciende la palabra, como lo evoca el poeta José Luis Díaz Granados antes de interpretar uno de los poemas que en su concepto más le ha impactado de este joven poeta Retrato de Oriana Fallaci. Andrés Barbosa Vivas, ya había dejado de ser una promesa literaria, se había convertido precozmente en una realidad.

Diez años después, tras la abrupta e inesperada forma en la que le fue arrebata la vida a este “corazón de partisano”, su obra sigue recorriendo caminos, su carga ligera la comandan estudiantes, compañeros, amigos y cercanos, a ellos su reconocimiento y gratitud.

A la memoria de Andrés Barbosa Vivas “corazón de partisano”.

 

                                                                                                  

 

 

 

 

Viento de Agosto

 

Tras este viento una calavera

toma el deseo de carne

con nariz agestada

pudor resuelto.

Al reclusorio llega

por una ventana

con frutos agradecidos

abismos voluptuosos

dolores sedientos

embriaguez descerebrada

Letras idas de la hoja

viejo placer.

Tomo el deseo

y los días se deslíen

apedreados por la negativa

que nos separa.

Vuelven las enfermedades

y una nueva muerte.

 

 

 

Collage de la Vía

 

Incendio la vía

llevado por vodka

el sol asesino

de minutos de otros

acaparadores con el hígado

astillado. 

 

La sangre del fuego

ramo de calaveras

estrellas de bengala

en la matriz del cielo

un grito

de brotados ojos.

 

Por la vía restos de mi conciencia

la desmemoria y la demencia

mi dolor la bomba atómica del mundo.

Hongo de boca emplumada

banquete de revólver

mi corazón afecto

espejo alcohólico.

 

 

 

No Es Verdad

 

Más de la mitad son mentiras vueltas hechos

y aquí ganan las ilusiones siempre

ante la batalla con lo que nos gusta,

si es rasgado el formalismo que secuestra lo natural

es porque las desgarradoras y filosas uñas como de águila

hieren el viento y lo pueden derrotar.

No es verdad la complejidad que sale,

es la facilidad de vestirnos de los cambios por lo necesario

y lo que los proyecta, lo que los impulsa

llaman justicia de lo público

a que el brazo derecho del poder de la palabra mal usada:

                                                                                      justo

se apoderen de la comida de la calle.

 

 

 

Planta Sagrada

 

A la humanidad le dejo el erotismo

mientras camina

con la luna llena

y fuma un cigarro,

que es como la vida

cuando el sol cae lentamente

con las personas que pasan;

el anuncio publicitario de la bocacalle

la atención a la vida

la importancia del saludo.

 

A la vida dejo mi respiro

las luces que pintan la botella de alcohol

las calles acostumbradas

a las personas y sus utensilios

y quien las piensa sin deberle nada

sin reprocharse nada de lo vivido.

 

 

 

Sol

 

Me gusta ver al Sol ponerse la bata azul con las cortinas

                                                                              abiertas

descubrir su pecho y beber su bondad

me gusta ver arder su belleza

poner con mi beso tres palomas en el viento que mira

recorrer la suavidad de sus manos como dedos que

                                                                 acarician el follaje.

 

Me gusta ver amanecer la vida con un remoto sabor a miel

y nuestros corazones jugando con la fragancia de las

                                                                             amapolas

que vierte pétalos al interior de la casa, mientras corren

                                                                             sus saltitos.

 

A su lado

en mis manos vacías florece la vida

y soy el hombre de bolsillos rotos más afortunado.

 

 

 

Anillo del Ave

 

Qué linda pluma

y yo soy el vuelo.

Se inclinó en la suma

del frío en final y su vuelo.

 

Transparente celo

en el que elemento ama,

constituir su crepúsculo

en sus frías raíces y escondida fama.

 

Y con su bucle, alcanza, es llama

del crepitar del báculo

que estremece el crisol, la rama.

 

 

 

Un Perro

 

Un perro ondulante

es límite del cerro

pleno y amante,

amante aquel perro.

 

Se expande ostentoso,

como terreno imperial

y es un manantial mozo

como de sortija filial.

 

Inmaculado su dulzor

en fragor de caricias

y chispas de su candor,

los lampos de mis codicias.

 

Salta el perro dulce

en el sauce del cerro,

el perro mi ser induce

a su cauce do yo erro.

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com