370
04 May 2020 / 13:44 pm

 

 

Alguien dijo por estos días que los poetas serán como los músicos del Titanic, no dejarán de tocar hasta que el barco se hunda por completo. Esta bella y terrible analogía, sobre todo en este tiempo que nos oprime y que nos llena de incertidumbre, nos muestra cómo el arte, y más la poesía, es la manera más humana de dar cuenta de eso hermoso y espantoso que somos. Somos una especie que actúa y juega a la destrucción, pero también una especie que habla y se dirime. En la tradición judeocristiana Dios creó al mundo con el verbo, una palabra para dar cuenta de la vida y sus formas, es decir, todo está lleno de palabras, el mismo hombre es lenguaje y la palabra, que es el acto de la creación, es su manera de autoliberarse. Poetas de todos los tiempos, consientes o inconscientes, así lo han intuido, y por eso tienen la obligación de cantar hasta que el agua fría de los mares toque sus pies. Wallace Stevens nos los recuerda con este enorme poema:

 

 

 

 

HUMANIDAD HECHA DE PALABRAS


¿Qué seríamos nosotros sin el mito sexual,
el humano ensueño o el poema de la muerte?

Castrados en un amasijo hecho de luna. La vida consiste
en proposiciones acerca de la vida. El humano

ensueño es una soledad en la cual
componemos estas proposiciones, desgarrados por los sueños,

por los terribles sortilegios de las derrotas
y por el miedo a descubrir que derrotas y sueños son uno.

La raza entera es un poeta que escribe
las excéntricas proposiciones de su destino.

 

Wallace Stevens
Pintura: Los Establos - Franz Marc (1913)

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com