350
02 May 2020 / 18:20 pm

Aquí cada verso cruza montañas y alza el vuelo, una íntima geografía se desplaza por los valles y las formas de los caminos. En la poesía de Jorge Buitrago Muñoz (JOBU) (Anserma, Caldas, Colombia) rondan personajes y sombras de espejismos que anuncian madrugadas, reinos de silencio con frondas de luz. Presentamos aquí un conjunto de sus poemas.

 

 

VISIÓN DE CUATRO PUNTOS

 

  • A mi frente

Dos columnas de hombres

Con sus manos de fuego

Se enfrentan desde décadas

Gritan razones de otros

De aquellos que sin gloria encendieron sus manos.

Les miro con temor, Pero también con lástima.

Sus palabras de oprobio se volvieron panfleto

No entienden por completo las verdades que gritan

Pero a pesar de todo se encarnan en sus odios

Y mientras…

La flama de sus manos se hace grande

Formando de sus cuerpos

Material combustible para atizar la  muerte.

 

  • A mi derecha

Una mujer desnuda

Se tuerce de dolor

Mientras muestra su rostro maltratado

Nadie le ayuda

Solo recibe un flash sobre su carne herida

Más tarde con su imagen

Se habrá de levantar

Ufana una bandera.

 

  • A mi izquierda

Un muchacho besa con furor

Su perro perfumado

Le habla, le viste y le desviste

Le empalaga de amor

Tres juguetes le compran

Luego tira el empaque a la cuneta

Mañana y en el mar

Una tortuga flotará, ahogada en el plástico

Lejos llegó sin duda

El amor del muchacho.

 

  • Detrás de mí

Veo un camino andado

A mi paso también

He gritado razones que no eran mis razones

He creado banderas con el dolor de otros

Y mi amor por mi perro

No ha sido suficiente.

Cuando habré de entender

Que no vale la pena

Endiosarse con juicios para extinguir la vida

Que no basta el amor sectorizado

Que para ser humanos realmente

Debemos ser planeta. 

 

 

POR ESTA ÉPOCA

 

De un árbol sin respiro

Pende una esfera abrillantada

Irradia con lustre de luciérnaga

Y refleja los rostros deformes de los hombres

Su forma y brillo embelesa los juicios

Cabe en ella un mundo de entusiasmos voraces

Y se ubica en la mira de intereses efímeros

Nadie sabe desde dónde proviene

Tal vez por eso se regodea ante la estupidez de tantos

Convertida en marca de sus desesperanzas.

 

De un árbol que respira

Pende una fruta de mango

Nadie cuelga mangos para adornar su casa

O naranjas, o dátiles maduros

Y menos aún          

Ofrece una rodaja para aliviar el hambre de un mendigo.

Por esta época

Existe para el hombre la necesidad de esferas brillantes

Parece que nadie necesita una fruta…

Perece que importa más brillar como la esfera

Y regalar deseos en reflejos.

 

De un árbol sin respiro

Pende una esfera abrillantada

Un día se romperá

Mientras sigamos pretendiendo

Cosechar el vidrio.

 

  

LA REINA PAZ

 

Allá viene

Aún se le presume hermosa

Sin embargo

Tan solo se ve limpio

Un retazo de su manga derecha.

 

Le ha diseñado el traje el desamparo

La inequidad y el miedo.

Le salpicó de fango un rey corrupto y repetido.

El vino de la embriaguez de algún banquero

Manchó su pecho, con hedor a borracho.

 

Tiene en su espalda

La marca de una mano ensangrentada

Que desde décadas

Ha querido limpiarse;

Y aunque le han puesto lentejuelas brillantes

Aún se nota su vestido

Descuidado y roído por ultraje.

 

Si, tal vez sea esperanzador

El hecho de su manga derecha.

Sin embargo

La reina aún no es reina

Pues para presentarla como diosa

Es preciso cambiarle por completo

Todo el ajuar

Con el que desde hace tantos años

Le han vestido.

 

 

ENFERMOS DE SEQUIA

 

Esta resequedad en las pupilas

Es una enfermedad  que hizo metástasis

Carcome las razones

Y obliga a no mirar alrededores.

Llorar no basta

Brotan granos de arena en vez de lágrimas

Al cultivo de asombros

No los regó la lluvia

Y el hecho de pensar

Se apresó en un cajón,

                       De escándalos y luces.

Solo la tempestad podrá salvarnos

Arrastrar en su arroyo los prejuicios

Y limpiar de los ojos

Esta resequedad

Que no permite vernos.

 

 

LUCIDECES

 

Sentado como rey

Pisas el mundo.

 

Te crees luz de sol porque aprendiste

Lo complejo en el trazo

De tu alargada oreja.

 

Aprendiste a entender el cómo de las cosas

Y te creíste sabio

Porque un libro te dijo

Que la sabiduría

Se obtiene cuando sabes sentarte en la butaca.

 

Es verdad…

Ya te entendiste bien

Lástima que saber de tantas cosas

No quita lo pollino.

 

 

FERTILIDAD

 

Pareciera que está muerto el asfalto

Que sería imposible

Pensarlo en gestación de tiempo alguno

Pero es mentira,

Nace de él la prisa y el hastío.

Sobre el asfalto

Se pare a cada instante alguna historia

Reseca por el sol del desespero,

El absorbe la vida en cada sueño

Y se ufana

De su fertilidad ante lo absurdo.

 

 

“AHORA Y EN LA HORA”

 

La noche se ha marchado de nuevo

Solo dejó

La copa manchada de su vino.

La ebriedad de sus uvas

                                       Fermentadas.

 

La noche y su lujuria

         De palabras sedientas,

                     De pensamientos diáfanos

Se ha marchado otra vez.

 

Ahora el día llama

Es hora que el adjetivo

Se haga verbo.

 

 

 

IMPRESIONES DE UN MESERO

 

Mesa numero 1

(Del dinero)

Hay que ver lo que hace el dinero

Ella esculpida con cincel de fina punta

Brilla como un neón que invita a la lujuria

Él, viejo, pero bien ataviado

Deja ver sus destrezas

No más que de Don Juan

De banquero exitoso.

Las sonrisas se mezclan

Entre el fino caviar

Y el vino añejo…

Mientras ella se vende.

 

Mesa numero 2

(De la rutina)

No existe armonía al movimiento de tres sillas

Ella cuida los modales de su hijo

Él la mira de reojo con desgano

No hay quietud, ni placer en sus miradas.

Solo tres almas

Que intentan

Compartir un espacio

Dos de ellas se extinguen

Mientras la otra aún no entiende que su cena

Es solo la noticia de apariencia

De los dos moribundos.

 

Mesa número 3

(Del amor)

Es cálida esta mesa

Las miradas son luces que atraviesan pupilas

Y detienen el tiempo

Hay manos que se buscan

Sin temor a encontrarse

Y las sonrisas danzan sensuales y elegantes

Pareciera al mirarles

Que el mundo entero se redujo a su mesa

 

Mesa numero 4

(Del silencio)

Hay pasiones inquietas

Atadas por prejuicios

Y una luz ilumina sus rostros dilatados

Parece que la tarde

Se mezcla en el aroma

De un cortejo encendido por pudor y razones.

Cuatro pies como peces

Navegan escondidos debajo de la mesa

Dos almas, mismo sexo

Buscando en una cena

Devorarse en silencio.

 

Mesa número 5

(Del tiempo)

Es tranquila esta mesa

No hay rostros impacientes de inquietud o lujuria.

Sus ojos si me miran

Me miran y sonríen,

Me llaman por mi nombre.

A pesar de los años y memoria cansadas

Piden sin un atajo su platillo de siempre

Se diría que el tiempo ha borrado sus dudas

Permitiéndoles ver

Más allá de su espectro.

 

Y mientras…

En este restaurante de la vida

Yo sigo de mesero

Sirviendo a muchos

Que a veces no me ven

Mas yo les veo.

 

 

***

 

JORGE DE JESUS BUITRAGO MUÑOZ (JOBU): Nació en Anserma, Caldas, Colombia. Reside en Facatativá Cundinamarca desde hace 15 años, Licenciado en Lengua Castellana y Comunicación. Docente, poeta y escritor. Cuenta con algunos trabajos de literatura dirigida a niños (Poesía y cuento) Ha tenido reconocimientos a nivel internacional tales como: Finalista en el concurso de poesía “Gabriela” celebrado en Chile con auspicio de la casa del poeta peruano, en la categoría del amor, con publicación del poema “Tu pelo” en el libro de la antología. Tercer puesto con narrativa para niños en el concurso “Certamen de literatura infantil Mis escritos” de Argentina, con el cuento “De genios y deseos”, y Finalista en la categoría de poesía dirigida a niños para este mismo certamen con la poesía “El cerdito Arnulfo”, publicado en los libros de las antologías correspondientes, “Travesuras cuento” y “Travesuras poesía”. Finalista también en el certamen “I premio internacional de cuentos para Niños La pereza 2013”, con publicación en el libro “Cuando quieres mirar a la nubes”, con el cuento “Historia de un manzano”. Cuenta con publicaciones en diferentes antologías de poesía y cuento a nivel nacional. Ha participado en encuentros de escritores nacionales e internacionales tales como: “I y II encuentro internacional de escritores Facatativá”, organizado por la corporación Hicha Guaia, Facatativá Colombia. “Encuentro departamental de escritores de Cundinamarca” Chaguaní Cundinamarca 2013 “II encuentro de escritores Horacio en palabras” Manabí Ecuador 2014. “VI Festival internacional, Ignacio Rodríguez Galván” Tizayuca México 2016.


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com