487
04 Feb 2019 / 17:44 pm

 

Compartimos una selección de poemas de Andinismo en la azotea, reciente libro de la poeta Sandra De La Torre Guarderas, Quito, 13 de enero, 1971. Poeta, editora, guionista y realizadora audiovisual. Estudió comunicaciones en University of Nothwestern, de St. Paul, Minnesota. Integró el taller literario Palacio (I)caza de Palabras de la Universidad Andina Simón Bolívar. 

 

 

 

ME CALZO LOS CRAMPONES

 

me enguanto me encordo

abotono la gana de romper el viento

hundo mi pie en la pared resbaladiza

llora el enlucido trizas de yeso

avanzo a la primera ventana

el cristal me retrata antes de retractarme

me aferro a la cuerda como péndulo de reloj

una queja se desmorona entre los escombros

que alzan a ver mi contorsión cinética

que alzo a ver en el cristal de la tercera ventana

repitiéndome en la retina del rascacielos

cierro los ojos para no repetirme en mi retina

no consigo no ver la película de mí

ya es mío el vértigo verídico

oigo truenos crecientes en el asfalto

aspiro demasiado aire demasiado poluto

trago saliva pierdo sudor en el quinto piso

mi quinto reflejo dice que soy un guiñapo agazapado

sonrío y saludo por si alguien dispara

incrusto las uñas en las rendijas

soporto la gravedad de la ley

no muy lejos no tan fría ni tan blanca está la cima

acampo un rato en la cornisa

la alfombra de Aladino se sacude en el piso dieciséis

su porquería llueve sobre mí en avalancha

evado el polvo en un balanceo temerario

soy un péndulo desbocado marcando las doce

me estabilizo estiro el brazo toco el aire

no hay más pendiente

 

 

 

 

LOS PÁJAROS EMIGRARON

DEL HILO DE LUZ

no se esperan sus cantos hasta el alba

                              No se espera el alba

 

 

 

 

MI SOMBRA SIMULA EL MOVIMIENTO FELINO

                                                                                               A Bill Nichols

 

la sombra del gato es simulación suya y de mi andar

es mi andar la sombra de un gato más viejo que yo

y es su sombra simulación de simulación

Pero no soy imagen ni semejanza

de la sombra gatuna que simula sombras

Existo sin bigotes ni garras

más allá de la infinita danza de las simulaciones

 

 

 

 

 

ME VACIÉ DE MÍ PARA ATRAVESAR

LAS PUERTAS

 

A Diamela Eltit y Paz Errázuriz

 

que separan la luz de las tinieblas

Ojos huecos en la oscuridad me recibieron

Ese líquido viscoso de mí no tiene fin

Inunda la sala los árboles el viento

Ya no soy

La frontera de mi piel no me retiene más

Esta casa de locos no me retiene

La última orilla del cielo no es mi frontera

Ya no estoy

Me encuentro con el vacío de otro

un cuerpo que ya no contiene

Lo visito lo habito soy él me amo desde él

nuestras manos se juntan

nuestros seres están confundidos

El otro entra en mí sin permiso

No tengo puertas que separen las tinieblas

No encierro

No necesitamos hacer sonar esa cama de metal

para penetrarnos

 

Hace días me derramé tanto

que estallé en Dios

y sus esquirlas se me incrustaron

Él está en mí

ve con mis pupilas a un punto extrañamente fijo

habla en mí

con un exacto tono de mi voz

La enfermera me sedó por causa de la euforia –dijo

y caí –Dios cayó– de rodillas

no por la droga qué va

era tan solo un infarto del alma

 

 

 

QUIÉN NO ESTALLARÍA EN ÉXTASIS

 

al tocar la punta de la montaña

la fiebre blanca que entumece los ojos

un horizonte quebrado a contraluz

el aire a cuenta gotas

la sublime soledad

el silencio justo para percibir el tránsito de la saliva

                                 el pestañear frecuente

un pujo

el microsegundo de conquista

allá

      en el pico más alto de una contracción uterina

 

 

 

ME QUEDARÉ HASTA QUE ROMPAS

EL HERVOR

 

y suba la espuma

No sabré si eres hechura mía

o del fuego

 

 

***

 

 

Sandra De La Torre Guarderas: Quito, Ecuador, 13 de enero, 1971. Poeta, editora, guionista y realizadora audiovisual. Estudió comunicaciones en University of Nothwestern, de St. Paul, Minnesota. Integró el taller literario Palacio (I)caza de Palabras de la Universidad Andina Simón Bolívar. Ha publicado El hueco en el zapato, Premio Nacional de Poesía Paralelo Cero 2012, Cuando cierro mis ojos, 2013; Otoño en Zona Tórrida, 2014; Alma de trapo, 2015; ¿Te volviste loco, Dios del universo?, 2016; Tormenta de arroz, 2017, reconocido en el Concurso Internacional de Literatura Infantil Julio C. Coba 2016 y Premio Darío Guevara Mayorga, categoría Cuento, 2017. Su obra figura en antologías internacionales, entre ellas, Modelo 1972: 12 poetas ecuatorianos, Valparaíso Ediciones, España, 2016. Es ganadora de los fondos concursables del Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador por su cuento La vuelta del paraguas, 2017. Su obra Niños de agua mereció el Premio Internacional de Literatura Infantil LIBRESA - Julio C. Coba 2018. Sus poemas se han difundido en revistas latinoamericanas como Círculo de Poesía, Otro Páramo, La Raíz Invertida y Nagari.


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com