1507
07 Sep 2018 / 09:00 am

 

Publicamos una selección de Leonardo Cano (Cali -1975) narrador, poeta y dramaturgo. Creador del proyecto teatral independiente La Cortina Roja. Su trilogía Isidra y las demás condenadas es esencial en la escena LGBTI. Su novela El movimiento Ambirosh acaba de ser publicada por la editorial Áperion en España.

 

 

 


Uno no puede discutir
Con las arañas
Simplemente porque ellas
Tejen en todas direcciones
Decirle al viento que no pase por la sala
Asegurarle al sofá una permanencia que se desconoce
Por más que se ame a la arrocera
Uno no puede derramarse en dolor cuando se daña
Hay que aprender de las heridas, remendarse
Sacar la basura para que no invadan las moscas
Ni se escurran por debajo de la bolsa sus líquidos vitales
Hay que tocarse las rodillas, Lamerse los pezones
Dejar que te penetre algún amigo
Para darte cuenta que los cambios
Están a la vuelta de la esquina
Deje que le pique la mano
No pregunte cómo ni cuándo
Uno no puede ir por ahí
Llevándose los postes por delante
totiándose con todo
Como si no pudiéramos
Afrontar los dilemas
Sin que se nos rompa
Mínimamente una uña
O prácticamente la vida

 

 

 

 


DECIR POR NO LLORAR

Bailar tal vez
Para olvidar
Si queda tiempo
Beber
Espiar a los hombres
En el orinal
Y confirmar
Que los penes
Son trozos
De carne pretenciosa
Valorados
En exceso
Por la boca.

 

 

 

 


AZAR

Hemos hecho todo mal
Las cartas que pusimos
Sobre la mesa
Fueron siempre las más inconvenientes
Guardamos un as bajo la manga
Decidimos jugar a la mentira
Como único camino
Que se pierde
Tratamos de cubrirnos el sexo
Los pelos irrisorios nos hicieron dar risa
No queríamos irnos con las manos vacías
Y el as
El fútil as
Reposa boca abajo maloliente

 

 

 


Volver
De cosas pequeñas se hacen los abismos
De miradas con odio se llena la distancia
Hemos alojado en los dedos cuchillos
Terminarán rasgando lo poco que nos queda
Me dices que quieres ayudarme
Me conduces con ojos vendados al borde del acantilado
Me tiras…
Pero milagrosamente quedo engarzado en un recuerdo
Tú te pones a llorar e intentas salvarme
Piensas en lanzarme una cuerda
Miras a todos lados, sólo ves desierto
Lejanías llenas de polvo y cicatrices
En un acto valeroso
Te abres el estómago de izquierda a derecha
Usas el mismo dedo con el que me cortaste la lengua
Veo como salen mariposas de tu vientre
Se transforman en fétidos gases coronando tu cabeza
                                                               Con una aura verde
Tu intestino grueso queda a mí alcance
Me agarro de las tripas resbalosas, calientes
Asciendo lentamente hasta donde me está esperando tu risa
Pienso en lo que voy a tardar cociéndote el estómago
Ahora queda volver a la casa y desalojar las sombras
En el camino se van apareciendo pedazos de mi cuerpo
Los recojo por si me vuelve a atacar el enamoramiento
Y me da por sacarme los ojos por los celos
O me da por arrancarme la piel por los deshielos

 

 

 


Miedo porque temo
Provocar huracanes
Miedo de querer posarme en todo lo amarillo
Miedo de ver cuando una escoba cobre vida
Cuando salten de pronto las bengalas nucleares
Y de ver a los demás muertos de miedo
Miedo de robar, de que me roben
De tener constantemente la razón
Y en su lugar
Parecer una persona miserable
De atreverme a estas alturas de la vida
A lanzar esa pregunta inconfesable
Y que respondan
Que por alguna maldita razón respondan
Uno a uno los enigmas
Qué miedo
Enterarse de todo lo innombrable
Ver el rostro de tu asesino sin poder señalarlo
Caminar como sonámbula
Llevando una pancarta
Gritar, gritar en los periódicos
Para que nadie te escuche

 

 

 

 

LA PÉRDIDA DEL AMOR

Será que el desamor puede ser un estado constante, ¿que sólo odiando nos podemos dar al otro? Queremos rasgar al contrincante, reducirlo, sembrar el miedo para que cuando abramos la boca, las moscas nos besen las entrañas, vamos aruñando al otro, manoteando como si quisiéramos culpar a todos por nuestro maldito fracaso, nuestra malnacida inocencia. Quedamos desolados, las lágrimas caen para que olvidemos, caminamos por la calle o nos subimos a un bus, en silencio. Como héroes que mueren lentamente sin perdonar a sus padres

 

 

 

 

Leonardo Cano (Cali -1975) Escritor, poeta y dramaturgo. Creador del proyecto teatral independiente La Cortina Roja –sus obras hacen parte del repertorio teatral colombiano– Su trilogía Isidra y las demás condenadas es esencial en la escena LGBTI. Obras y cuentos suyos han aparecido en distintos medios del país. Su novela El movimiento Ambirosh fue publicada por la editorial Áperion de España en el mes de Junio del 2018.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com