541
02 May 2018 / 11:49 am

 

Lucía Estrada ha escrito que en lo poético, Luz Mary Giraldo (Ibagué, 1950), “sabe eludir las viejas trampas, las fórmulas que lo desdicen más que invocarlo”. Es decir, en su trabajo encontramos una arqueología personal que somatiza la poesía tocando todo aquello que es inescrutable: desde las trampas del amor y la ausencia, la reflexión sobre la palabra misma y su destino. Es una puerta que se abre para mostrarnos el lenguaje como un cielo recobrado.

Compartimos una selección de sus poemas:

 

 

 


SONIDOS EN LA LUZ

En el silencio
un trino o un graznido
la mirada de un hombre en medio de la plaza
el paso de una mujer hacia la ruina
un niño con ojos asustados.

Se enredan las palabras
atropellan
señalan la sombra:
sonidos de ese hombre
de esa mujer
o de ese niño
hilo de luz
en la tiniebla.

En el silencio
un trino
un alarido
un hombre solo
una mujer con ojos asustados
un niño
única luz en el desierto.

 

 

 

 

LA HORA DE LOS PÁJAROS

Inasible y costurera
la palabra
cubre con tela engañosa
la herida de la noche:
juega a la libertad o sueña la ventura.

Como eterna Penélope
teje la túnica de todos
deshilvana el secreto de la espera
hasta inventar un nuevo rostro
o un espejo sin nombre.

Inasible y costurera
oye pasar el viento
fatigado por los pájaros.

 

 

 

 

 

CARTA DE AMOR

Regresa maltrecho
como si viniera desde el fin del mundo
o hubiera atravesado el inmenso mar.
Caídas las alas y los ojos apagados
no levanta vuelo.

La paloma mensajera nunca trajo noticias.
Alguien rompió la carta de amor
escrita en el reverso de sus alas.
Alguien busca entre sus plumas
al menos
una palabra herida.

 

 

 

 



PENÉLOPE

Haciendo calendarios
cierra los ojos y deshace el tiempo:
repliega y zurce
teje con hilo de seda la manta de la vida
desteje la túnica de ausencia.
Tejedora
paloma de la espera
inventa el pájaro que canta
cuando la luz termina.

 

 

 

 


ARIADNA

Como animal en jaula me detengo
apunto los ojos a la ventana abierta
y ahuyento el réquiem
que marcha por las calles.

Como animal acorralado
veo una sombra sigilosa
entrar al laberinto.

Tal vez Teseo regresa a liberarme.

 

 

 

 

 

MONÓLOGO DE CASANDRA

No corrieron lágrimas por tus miserias.
No encontraste la palabra justa para pedir perdón
o para darlo.
El viento soplaba contra el rostro
y el mar veía pasar un funeral después de otro.
Corría sangre en todas partes.

No pudiste escribir en tu corazón atormentado.
Con la voz encerrada musitaste:
¿cómo hablar de tus íntimas miserias
si afuera hay ojos que miran
con sus bocas abiertas hacia el cielo?

 

 

 

 

 

VUELO ICARIO

Extendió sus alas
alzó vuelo
y rompió el aire con su pico de bronce.
Ascendió a la montaña de silencio
y desde lo alto miró el espacio abandonado:
el último punto se fundió al primero.

Extendió sus alas y dibujó la sombra.
Solitario
se levanta en medio de la noche.

 

 

 

 


COMO UN CENTINELA

La vida por siempre dando vueltas
y como un centinela la muerte en los rincones
llama en silencio con todo y sus gerundios:
gato lamiéndose despacio
perro ladrando en la mitad del sueño
pájaro cantando al comenzar el día
mientras tejen su tela las arañas.

Golpea el viento
apaga la luz en la ventana
se escucha la zozobra y el silencio recoge expectativas.
Parpadean los hilos del asombro
y en la soledad de un pájaro
oigo distintas formas de alegría:

pequeñas cosas que pasan en la casa.

 

 

 

 


ORACIÓN EN LO MÁS OSCURO

En lo más profundo
buscas el cielo del amanecer
y pides una voz que no se rompa.
En lo más oscuro abres los ojos
hacia la tierra donde calienta el sol.
En lo más negro
quieres el tañido de la luz
como las velas cuando aman la fuerza del viento
y el timonel prepara su navío sin mirar atrás.

 

 

 

 

 

APRENDIZ DE GATO

Como el joven poeta
el gato se inicia en lo desconocido:
se acerca al laberinto
al aire cortado por un vuelo.
Caen ángeles
sombras bajo la luz.

Gato el poeta
va y viene sin reposo.
A diario encuentra una salida
otra puerta al enigma
la vida escondida entre lo oscuro
la muerte agazapada en los rincones.

Sabe
-— poeta o gato —
que los días soleados albergan la noche
en lo más frondoso de los árboles
donde la luz comienza:

en el punto más negro.

 

 

 

 

LUZ MARY GIRALDO Libros de poesía publicados: El tiempo se volvió poema (1974), Camino de los sueños (1981), Con la vida (1997), Hoja por hoja (2002); Postal de viaje (2004); Sonidos en la luz (2009); Llévame como un verso –Poemas del exilio- (2011); De artes y oficios (2015). Antologías: Diario vivir (2012), Canto de pájaros (Biblioteca Digital de Bogotá), una parte de ella publicada en el 2015 en Rumania en rumano, español e inglés -traducción al inglés por Lawrence Schimel). En el 2017 se publica en Italia IL VOLTO NASCOSTO DELL’AMORE (El rostro secreto del amor), con traducción de Alessandro Brandolini y Martha Canfield.

 

 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com