1754
05 Ene 2016 / 20:29 pm

Compartimos con ustedes el poema "Profesión de fe" de la poeta venezolana Betsimar Sepúlveda, el cual da nombre a su última publicación. Los invitamos a su lectura.

 

 

Seguramente si la destrucción vuelve revestida de dulzura;
le entregaremos el candor de nuestras claridades impacientes,
la recibiremos con plácemes nocturnos,
le haremos sitio en la estrechez.


Rafael Cadenas.


Anoche volví a soñar con tierra,
mi madre suele decir que soñar con tierra no es buen augurio,
pero en estos tiempos, ya es una fortuna soñar.
Soñé que bajo la tierra, se entretejían las raíces
formaban redes acuosas en un ojo gigante,
en su pupila vi flotar los pechos redondos de Ofelia
y en sus ojos entre abiertos,
me repetí una y otra vez hasta hundirme.
No era el caso despertar, poner mi cuello bajo la hojilla del alba.
Comencé a ascender por la garganta encrispada de otro sueño,
entonces un anciano movió la caña sobre el barro,
“aprender es unirse a las cosas, sentir su intimidad” y fui haiku, lagartija y a su vez, pupila gris y dilatada del monje.
Si todo fuera este sueño, si la fecundidad del azar
te trajera en su golpe de dados,
entonces haríamos a dos manos un tratado de ornitología de los cuerpos y botánica de la razón.
Dicen que el tiempo de Dios es perfecto,
pero fueron los hombres, los que hicieron al Señor
a su imagen y semejanza.
Yo lo sé, yo los vi.
Yo los veo bombardear pueblos enteros
y celebran el thanksgiving
Y Dios bendice América.
Se me antoja que la paz es un seudónimo de Lázaro llorando su solitario enigma.
Tú y yo, fuimos la asimetría de la distancia,
fuimos los proscritos que cultivaron las flores para Baudelaire
y también un beso y también el significado íntimo de una caricia.
Me hubiera gustado invitar una copa al Chino Valera,
hablarle de su hermoso acierto,
sueño que la felicidad es un viaje por barco y de mi cuerpo,
que tampoco fue dócil, ni amable ni sabio.
Pero tú también sabes de esto.
Tú que me amaste implacablemente, zurdamente, alcohólicamente.
Hoy somos fuegos insulares,
buscando extender un punto cardinal, una bandera de cuerpos invictos, una estación de gentiles alisios.

Te contaba que anoche volví a soñar con la tierra,
giraba un resplandor y pensé en Borges,
en realidad, en los ojos de Borges
que le bastaron tres centímetros del espejo cósmico
para ver el poniente en Querétaro, la osamenta de su mano,
a mí, tal vez a ti, de seguro a nosotros y al inconcebible universo.
Y te he hablado de un sueño y de revelaciones y de los pechos flotantes de Ofelia en la pupila acuosa de la tierra,
y de la apostasía del hombre por la paz y el amor y de Borges y el aleph.
Todo para distraerte del poema donde pude haber dicho que eres
relámpago lento, llama indivisible, semilla honda de yagrumo, puñado de espera, ardor que todo lo calla, humedad de estepa renacida, sierpe solar de nuestro mito, patria mía,
un cuerpo, un silencio, un hijo, un abrazo y el pan después de la guerra.
Suéñame, suéñanos como si encontrarnos en la mirada se tratara
de una profesión de fe.

 

***

 

Betsimar Sepúlveda

(Venezuela 1974) Poeta y  coordinadora  de  programas  de promoción  de  lectura  y  creación  literaria. Tiene en su haber tres libros publicados: Ruta al vientre azul (Venezuela 2004), Cadáver de Lirio (Venezuela 2006)  Profesión de Fe (Colombia 2013). 


Fundación La Raíz Invertida
Derechos Reservados Fundación La Raíz Invertida 2015

Algunas de las imágenes utilizadas en el portal han sido obtenidas de la red y son de dominio público, no obstante, si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de las fotografías y se siente perjudicado por su publicación , por favor , no dude en comunicarlo.
PONTE EN CONTACTO
Inscríbete a nuestras redes sociales
Recibirás boletines y noticias www.laraizinvertida.com